Mujeres de Negro en toda Venezuela

Capítulos de MUJERES DE NEGRO en toda Venezuela.
¿Quieres pertenecer?

Interesadas escribir a mujeresdenegro.ve1@gmail.com


domingo, 1 de marzo de 2015

Runrunes - Carta directa a usted, Nicolás por Gonzalo Himiob Santomé


NicolasMaduro

Esta no es una carta abierta. Será difundida, pero mi afán quedaría satisfecho, Nicolás, si solo usted me lee. Si la publico en vez de mandarla a Miraflores eso se debe a que, con usted y con Chávez, muchos intentamos ya esa vía, muchas veces, y cualquiera se cansa de que sistemáticamente lo ignoren. Por eso, esta es una carta directa a usted, una que mucha gente me ha pedido que no escriba, por cierto, pues temen las represalias que usted pueda tomar contra mí y contra los míos, pero que no puedo dejar en el tintero porque mi conciencia me lo impide y porque con toda humildad la estimo, en estos momentos tan difíciles, muy necesaria. No seré yo, Nicolás, el que se le quede callado.

Comienzo por decirle, con respeto, que en esta misiva no le llamaré Presidente, aunque no por las razones que usted cree. No le daré ese trato porque la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela nos limita a todos a darnos, de manera oficial, el trato de "ciudadanos", lo cual está previsto, además, en el artículo de la misma que nos recuerda que ante la ley todos somos iguales; pero también porque estas líneas no están dirigidas a su cargo, sino a la persona, al ciudadano, que lo ejerce. Espero entonces que le quede claro que al igualarme con usted no le irrespeto, no estoy "conspirando", no soy un "terrorista" ni estoy "llamando a un golpe de Estado". Créame, si jamás seguí a su mentor, por haberse alzado en armas contra la institucionalidad y por intentar dos veces además sendos golpes de Estado, también rechazo y estaré en desacuerdo siempre con cualquier otro, sea quien sea, que opte por la violencia para imponer sus ideales, cualesquiera que estos sean. Solo guardo palabras en mi arsenal, Nicolás.

Esta semana la violencia nos cobró cuotas demasiado altas. Impactó mucho la muerte de Kluiverth Roa, allá en el Táchira, pero no es esa la única expresión grave de violencia reciente que ha tenido lugar contra manifestantes. Esa noche no dormí bien, y eso trajo a mi memoria esas otras y tantas noches en las que hechos similares de estos últimos lustros, tan graves como el vil asesinato de Roa, tampoco me dejaron descansar. Usted, que nos ha investigado, sabe que yo soy padre, y aquella madrugada me pregunté si usted, como yo y como millones de padres y madres en toda la Nación, se ha despertado alguna vez desde una pesadilla de muerte para correr al cuarto de sus hijos solo para ver si estaban bien, durmiendo en paz, sanos y salvos. Me pregunté si alguna vez usted o su señora han sentido esa misma angustia y si pueden comprender, aun sin haberlos vivido, el horror y el dolor de un padre o de una madre que despiden a un hijo antes de tiempo, sobre todo cuando son el hampa o la violencia política las que se lo llevan. Esas heridas no se curan Nicolás y nada, absolutamente nada, las justifica.

Cada vez que pasa algo así, usted y sus subordinados salen de inmediato, sin siquiera dejar que las investigaciones sigan su curso sin interferencias ni presiones, a contar a voz en cuello, buscando imponerla, su versión de los hechos. Eso, para usted y para el país, es doblemente negativo. En primer término, es negativo porque se ve y se interpreta como una clara maniobra para dirigir el curso de las investigaciones, para orientar sus resultados hacia dónde usted quiere, que no hacia la verdad, caiga quien caiga, que es lo que a todos nos interesa. En segundo lugar, es malo porque usted se revela como ajeno a cualquier límite o al respeto que le debe a la institucionalidad de la que usted también es parte.

Nuestra Carta Magna, hija directa del proyecto político que usted representa, consagra la separación de poderes, y en ningún lugar dice que usted puede formular juicios jurídicos y adelantados sobre situaciones cuyo conocimiento corresponde, de manera exclusiva y excluyente, a la administración de justicia.

¿Ve usted? Pregona que en Venezuela existe una institucionalidad sólida, garante de los principios y valores establecidos en nuestra Constitución, dice que acá hay separación de poderes y que la administración de justicia es objetiva e imparcial, pero sus hechos y sus palabras demuestran lo contrario. Pide respeto a las instituciones, especialmente a la Presidencia de la República, pero usted mismo las desconoce. En esta jugada, primero pierden el pueblo y el país, pero también, y me asombra mucho que sus asesores no se lo digan, también pierde usted, y mucho.

No sé quién le dice cómo enfrentar situaciones como esta. No sé quién le aconseja ni si su manera es de su propia hechura, pero le recomiendo con todo respeto revisar su hacer y su discurso y las capacidades e intenciones de los que le rodean. Si en mis manos estuviera, le invitaría a apartarse especialmente de los adulantes, pues le han dejado muy mal parado. Le doy una pista: Los que tienen buenas intenciones y sí saben de qué hablan, a veces le dirán lo que usted no quiere escuchar, e incluso le aconsejarán apartarse de su personal postura para buscar con los opuestos la paz, que no la confrontación; los otros, los que se mueven por propio interés y no tienen la capacidad ni el conocimiento que se requieren para sacar adelante a la Nación, siempre adaptarán su conseja a lo que a usted mejor le acomode. De esos, desconfíe siempre.

Pero usted aún puede decidir cómo quiere ser recordado. No caiga en la trampa de Chávez, que creyó hasta el final que todo es eterno y que solo prestaba oídos a quien le complacía. Todavía puede decidir si pasa a la historia como el hombre que al ver sus errores al menos intentó rectificar, o como esos otros que el pueblo no absuelve jamás.

Hágalo Nicolás, cambie. Salga del discurso obtuso que nada soluciona y ordene de inmediato el cese de la muerte, de la violencia y de la persecución política. Promueva sin demora una ley de amnistía general que haga cesar las más de 2000 causas penales abiertas desde el año pasado contra los que, en su casi absoluta mayoría, son jóvenes cuyo único pecado ha sido el de querer una Venezuela distinta, y libere también de inmediato a todos los presos políticos.

Incluso si piensa que en algunos casos alguien ha incurrido, al protestar contra su gobierno, en algún exceso, yo le puedo decir con conocimiento de causa que han sido pocos, muy pocos, pero para ellos también pido un trato justo. Amigos que fueron suyos y míos durante nuestros años mozos (Venezuela es un pañuelo, Nicolás) cuentan que cuando usted militaba en las "Brigadas de Agitación" del PRV/Ruptura, también quemó cauchos y autobuses, y que hasta recibía con piedras y Molotov a la PM cuando era usted el que protestaba contra el gobierno. Usted, más que muchos, debería estar en capacidad de ponerse en los zapatos de los que ahora, desde su poder, persigue.

Escuche, acepte, pondere otras opciones, ábrase a ese otro país y a las otras verdades que según usted no existen. Esa es la vía directa a la paz que todos anhelamos.

La decisión, Nicolás, es suya.

 @HimiobSantome


Enviado desde mi iPad

sábado, 28 de febrero de 2015

Noticias Yaracuy - GNB y colectivos atacaron la ULA Tachira



28/02/2015 | 8:30 AM

(noticiasYaracuy.com).- Los jóvenes que permanecen en el núcleo Táchira de la Universidad de los Andes en vigilia por la muerte del liceísta Kluivert Roa de 14 años de edad, sufrieron una arremetida por parte de militares de la GNB y miembros de colectivos que comenzaron el jueves en la mañana y se recrudeció este viernes en la madrugada.

Jessica Gómez, consejera principal ante la Dirección de Desarrollo Estudiantil de la ULA-Táchira, relató que hubo intentos de incendiar el frente de la casa de estudios. "Si nosotros estamos dentro de la universidad para resguardarla ¿por qué la Guardia Nacional protege con sus escudos a los colectivos que vienen a disparar contra la universidad? Nos lanzaron molotov. Yo le pregunto a Vielma Mora: ¿esa es la paz y el amor que tiene por el Táchira?", expresó Gómez.

La estudiante señaló que individuos vestidos con blue jean y franela roja se acercaron a las rejas de la universidad y se identificaron como colectivos. "Nos gritaban '¿dónde están los niños que quieren libertad? Si son muy arrechos salgan, que aquí llegó el colectivo. Nosotros sí somos arrechos'. Eso gritaron anoche", narró Gómez.

Dos muchachos sufrieron lesiones de consideración. Uno de ellos tuvo desgarramiento de uno de sus brazos y otro sufrió una fractura de cráneo. Los lesionados leves fueron por perdigones.

Patricia Gutiérrez, alcaldesa de San Cristóbal, denunció que la GNB intentó impedir que funcionarios del Cuerpo de Bomberos de San Cristóbal hicieran el traslado en ambulancia del joven que sufrió la contusión craneal durante los disturbios en ULA-Táchira. "Es un abuso de poder que los guardias insistieran en requisar la ambulancia. Que se agarraran de las puertas del carro portando armas largas no es el mejor ejemplo de garantizar seguridad ciudadana. Una vez que se pudo dar el traslado y luego de un choque entre bomberos y militares de la Guardia Nacional Bolivariana, un fiscal y dos miembros de la Defensoría del Pueblo llegaron al cuerpo de bomberos para pedir información sobre estos jóvenes", dijo Gutiérrez.

Politáchira ingresó a la UCAT

Carol Monasterios, dirigente estudiantil de la Universidad Católica del Táchira, confirmó que agentes de Politáchira, arremetieron contra los vigilantes de esta casa de estudios y les exigieron abrir las puertas e ingresaron. "Entraron sin una orden, utilizaron la represión una vez más y así violentan la autonomía universitaria", señaló Monasterios. En Mérida, en las inmediaciones de la Facultad de Medicina, también ocurrieron disturbios. La GNB removió las barricadas que colocaron los manifestantes.

Médicos en el Cicpc

Cerca del mediodía, médicos del Hospital Patrocinio Peñuela, del Seguro Social, se declararon en protesta de brazos caídos debido a que agentes del Sebin se presentaron con armas de alto calibre en ese centro asistencial para requerir la presencia de los médicos que asistieron al estudiante que resultó herido en las protestas de la ULA-Táchira. Pidieron información sobre el paciente sin orden oficial. Luisana Carrillo, residente de cirugía, y Carlos Pieper, residente de traumatología, previa asesoría jurídica, acudieron en sus carros particulares a la sede del Cicpc a dar declaración y luego de tres horas retornaron al centro asistencial.


Enviado desde mi iPad

viernes, 27 de febrero de 2015

Runrunes - 10 semejanzas en los 6 asesinatos a jóvenes Por Redacción Runrun.esFecha: 26/02/2015


UCAT-980

@ronnarisquez

@boonbar

6 jóvenes, 6 tiros en la cabeza, 6 asesinatos, 1 guión. Aunque José Daniel Frías Pinto, Julio Alejandro García Adonis, Jhon Hebert Barreto Ramírez, Yamir Tovar, Luis Fabián Arianyi y Kluiberth Roa no se conocían, sus muertes los vinculan. Son producto de un patrón repetido al "azar" en los tres estados de Venezuela con mayor conflictividad política en 2014. Todos eran estudiantes o estaban vinculados a actividades estudiantiles de protesta contra el Gobierno. Todos fueron ejecutados. ¿Los asesinatos de 6 jóvenes, ocurridos en una semana, son casualidad? ¿Se trata de casos aislados? Policialmente estos homicidios no parecen guardar relación, pero las semejanzas sobran.

1. Todos los jóvenes asesinados eran estudiantes o estaban vinculados a actividades de movimientos estudiantiles.

2. Todas las víctimas tenían menos de 23 años de edad.

3. Todos fueron asesinados con armas de fuego.

4. Todos murieron por heridas de bala en la cabeza. Disparos certeros, hechos con la intención de matar.

5. Cinco de ellos fueron golpeados, maniatados y amordazados. Cinco de ellos desaparecieron o fueron secuestrados por desconocidos, y pocas horas después fueron localizados muertos (José Frías, Julio García, Jhon Barreto, Yamir Tovar y Luis Arianyi)

6. En 2 de los casos, que dejaron 4 víctimas (Frías-García y Tovar-Arianyi), las primeras versiones del hecho indican que los jóvenes habrían sido detenidos por funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado, luego de participar en manifestaciones. Después aparecieron muertos. En ambos casos allegados a las víctimas presumen que el móvil del crimen es político y aseguran que Tovar y Arianyi fueron asesinados por colectivos del 23 de Enero, vinculados al oficialismo. Sobre estos dos hechos aún no hay una versión oficial precisa. Los homicidas no han sido identificados y no hay detenidos.

7. En 2 de los casos autoridades del Gobierno se pronunciaron públicamente, ofrecieron una versión oficial de lo ocurrido y anunciaron la detención de los presuntos homicidas. Jhon Barreto habría sido asesinado en un presunto "ajuste de cuentas" por delincuentes de una banda dedicada al robo de celulares con la cual estaba conectado. Sus victimarios ya fueron detenidos, informó en su cuenta de Twitter el comisario Douglas Rico, subdirector del Cicpc. Kluiberth Roa fue asesinado "accidentalmente", en un "hecho aislado", por el funcionario de la PNB, Javier Mora, quien ya fue detenido, explicó la ministra de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Carmen Meléndez.

8. Todas las víctimas vivían en las tres entidades donde se registraron las manifestaciones más intensas contra el gobierno de Nicolás Maduro durante 2014 (Mérida, Táchira y Caracas).

9. Cinco de ellos fueron víctimas de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado o de grupos paramilitares relacionados con el gobierno. Kluiberth Roa fue ejecutado por un funcionario de la PNB. Julio García y José Frías habrían sido asesinados por funcionarios de la policía de Colón (Zulia), según versiones extraoficiales. Yamir Tovar y Luis Fabián Arianyi también podrían haber sido víctimas de una ejecución extrajudicial cometida por civiles armados que actúan bajo la protección del Estado.

10. Ninguno de los 6 jóvenes asesinados tenía armas de fuego. Tampoco antecedentes penales.

Ellos son las víctimas

1. José Daniel Frías Pinto (21 años) Mérida

Era estudiante y tenía 20 años de edad. Desapareció junto a su amigo Julio García, estudiante de ingeniería de la ULA. La primera versión que se conoció sobre este hecho indicaba que los dos jóvenes habían sido detenidos por funcionarios policiales durante una manifestación. No se supo nada de ellos hasta el 17 de febrero, cuando sus cadáveres fueron encontrados en el municipio Colón del estado Zulia por campesinos. Ambos tenían las manos atadas a la espalda, presentaban signos de tortura y heridas de bala en la cabeza. Tanto García como Frías vivían en El Vigía, Mérida.

 

merida

2. Julio Alejandro García Adonis (22 años) Mérida

Estudiante de ingeniería de la Universidad de Los Andes (ULA). Tenía 22 años de edad. Junto a José Daniel Frías Pinto fue hallado sin vida el 17 de febrero en el municipio Colón, estado Zulia (frontera con Mérida). Sobre sus vinculaciones con actividades de protesta estudiantil hay versiones encontradas. Por este crimen estarían investigando a 15 funcionarios de la policía de Colón.

Julio Alejandro García Adonis

3. Yamir Tovar (22 años) Caracas

Pertenecía al movimiento estudiantil denominado Resistencia. Fue asesinado con 6 disparos en la cara y el cuerpo. Le colocaron un trapo en la boca, lo desnudaron y lo amarraron. Su cadáver fue encontrado por funcionarios de la PNB en un sector de Los Flores de Catia, la madrugada del sábado 21 de febrero. Desapareció el viernes 20 de febrero después de asistir a concentraciones de la oposición en la plaza Brión de Chacaíto y en la plaza Altamira. El último contacto con su familia fue a través de un mensaje de texto enviado a las 7:18 pm del viernes. Estaba con su amigo y vecino Luis Fabián Arianyi García, que también fue asesinado.

Yamir Tovar

4. Luis Fabián Arianyi García (21 anos) Caracas

Vinculado a organizaciones estudiantiles de Caracas.Tenía 21 años de edad. Fue asesinado con varios tiros en la cabeza y cuerpo, al igual que su amigo Yamir Tovar, el 21 de febrero. Ambos vivían en el barrio Andrés Eloy Blanco del 23 de Enero. Estuvieron en manifestaciones con el movimiento Resistencia. Fuentes policiales confirmaron la versión de vecinos y amigos: los dos jóvenes fueron asesinados por colectivos. El Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz pagó su funeral.

Aranyi García

5. Jhon Hebert Barreto Ramírez (21 años) Táchira

Estudiante de ingeniería de la Universidad Nacional Experimental del Táchira, Unet. Tenía 21 años de edad. Fue hallado el 19 de febrero en avanzado estado de descomposición y un disparo en la cabeza. Las investigaciones arrojaron que fue asesinado el 6 de febrero, el mismo día en que desapareció. El Cicpc concluyó que el móvil del crimen fue ajuste de cuentas por una deuda que tenía con una banda que robaba celulares, a la cual supuestamente pertenecía. Por este caso fueron capturados dos presuntos responsables: un adolescente de 17 años apodado "Tostado" y J.Pabón de 24 años, que a pesar de ser venezolano recibe el apodo del "Colombiano".

barre

6. Kluiberth Roa  (14 años) Táchira

Estudiante de segundo año de bachillerato en el Colegio Agustín Codazzi de San Cristóbal, Táchira. Tenía 14 años de edad. Asesinado de un tiro en la cabeza. Se dirigía a su casa y cerca del lugar había una protesta. Un funcionario de la PNB intentó detenerlo y como el adolescente lo evadió, el policía le disparó en la cabeza. Por el caso fue detenido el agente de la Policía Nacional Bolivariana, Javier Mora Ortiz, de 23 años de edad.

Kluivert Roa



Enviado desde mi iPad

el Nacional - Orden rojita: disparar y matar 27 DE FEBRERO 2015 - 12:01 AM CET


Indignación y estupor causó, dentro y fuera de la nación, la muerte de un adolescente de apenas 14 años de edad, asesinado por un funcionario que hizo efectiva la hermosísima licencia para matar aupada por la máxima autoridad militar del país, Vladimir Padrino.

El Nacional, en un estremecedor párrafo con el cual abre su edición del día miércoles 25, resume así lo acontecido: "Kluivert Ferney Roa, de 14 años de edad, le dijo al uniformado de la PNB Javier Osías Mora Ortiz que dejara la represión y el policía se molestó y lo agarró. El joven logró zafarse y trató de correr. En ese instante el agente accionó la escopeta Remington calibre 12 y el proyectil alcanzó la cabeza del adolescente, que murió en el sitio".

Del relato se desprende que la indignación originada por tan cobarde crimen no solo es comprensible, sino que, por sus categóricos argumentos racionales y sólidos asideros emocionales, las acciones del estudiantado clamando justicia son más que apropiadas.

Ellas, empero, no bastan para sobreponerse al estupor ocasionado por la desmedida represión que, en menos de una semana, ha segado, siempre con disparos en la cabeza, la vida de por lo menos seis jóvenes. Más allá de la rabia y la estupefacción, el caso de Kluivert entra en el terreno de lo inexplicable, porque se trata de un muchacho ejecutado sin piedad en una agresiva orgía de intimidación desatada por las fuerzas del orden al momento de contener una protesta de la que era simple observador.

Al margen de balbuceantes y rebuscadas excusas, San Cristóbal plasmó su duelo en un altar en homenaje al joven que soñaba con ser profesor de educación física –y no pudo porque un psicópata desoyó sus ruegos para que no lo matara– colocado donde cayó abaleado. Y, mientras la tristeza se aposentaba en el ánimo de liceístas y universitarios, el impostor Maduro etiquetaba el repulsivo suceso como "un hecho aislado". Un tsunami de hechos aislados congestiona las morgues y camposantos del país.

Es inaceptable la mezquina valoración oficial de ese trágico evento; de la misma se infiere que la cúpula roja estaría sustanciando un expediente para no medirse en una contienda electoral que, a juzgar por tanta marramuncia, consideran perdida, como se deduce de las últimas y pésimamente articuladas admoniciones, rayanas en el chantaje, del gestor civil de la troika en las cuales advierte "que no va a permitir que la oposición se presente en elecciones si van a estar involucrados en promover la violencia en el país", es decir, habrá comicios sí, y solo sí al señor Maduro le da gana.

Como si este desplante fuese insuficiente, agregó esta perla: "Llamo a los simpatizantes del gobierno nacional a salir a las calles junto a la Fuerza Armada para detener a los integrantes de la oposición que quieran llegar al poder por la vía de la violencia".

Desborda cinismo esta convocatoria porque, hasta ahora, el que apuesta por la violencia es quien detenta el monopolio de las armas, es decir, el gobierno.


Enviado desde mi iPad

SuNoticiero,com - OPINIÓN: Un país sin estudiantes, por @mingo_1 Publicado el Jueves, 26 Febrero 2015 15:19


josedomingoblanco

Kluiverth no se graduará de bachiller. No lo dejaron. Le arrebataron ese y otros sueños de un balazo. Su derecho a vivir quedó tendido en el pavimento, en medio de un charco de sangre y el desespero de quienes intentaron auxiliarlo. A Kluiverth le truncaron las muchachadas, las travesuras, las risas. No le dieron la oportunidad de crecer. Jamás podrá recorrer los pasillos de una universidad, ni unirse de verdad a la protesta de una causa que considerara justa. No asistirá más nunca a sus reuniones de boyscouts, ni jugará beisbol o fútbol o videojuegos o la que pudiera haber sido la distracción de su preferencia. Kluiverth salió del anonimato para llenarnos a todos de dolor y lágrimas. ¡Y esa no tuvo que ser la historia con la que debimos conocerlo!Ese no debió ser su final, ni ser esa su última foto escolar: luciendo la camisa azul del liceo manchada de sangre y su morral,todavía en la espalda, repleto de tareas inconclusas.

Pienso en el dolor de sus padres y no logro atinar palabras de consuelo. No pueden existir, no ante la pérdida de un hijo. Porque debe ser desproporcionado e incuantificable el dolor que produce el asesinato de un hijo…Tantos abrazos, regaños y besos que quedaron sin dar. No, no creo que haya manera de consolar a unos padres que le matan a su muchacho. Porque a Kluiverth lo asesinaron y era un niño. Un niño, de franela azul, forzado a abandonar el aula para siempre…

Igual le ocurrirá a Gerardo: el tricampeón de Kenpo, apenas dos años mayor que Kluiverth. Sus dieciséis años, su disciplina deportiva, sus clases y sus sueños quedaron cercenados. Lo mataron por no tener celular –se lo habían robado unos días antes de su muerte- y por atreverse a pedirle a los delincuentes que le devolvieran la cédula. Un gesto "de valentía" que le costó la vida. Gerardo no tendrá oportunidad de enorgullecer a Venezuela, a sus padres, a su familia, a sus compañeros de liceo, a sus amigos ni a él mismo, porque le arrebataron la oportunidad de lucirse en un campeonato internacional de Kenpo. Gerardo no seguirá acumulando trofeos y medallas. No se graduará de bachiller, ni viajará por el mundo demostrando sus destrezas. No, a Gerardo tampoco lo dejaron vivir. Al tricampeón de Kenpo hubiéramos querido conocerlo por sus premios y victorias, no por su triste final decidido por unos malditos malandros que actuaron con la impunidad de quienes saben que, contra ellos, jamás imperará la ley. ¿Cuántos más correrán la suerte de Gerardo o de Kluiverth o de los cinco estudiantes que aparecieron ajusticiados recientemente? ¡Nos están matando a nuestros muchachos! ¡Nos están matando a nuestros estudiantes! ¿Cómo no solidarizarse con esos padres que se quedan huérfanos de hijos? ¿Cómo no sentir rabia, dolor e impotencia ante noticias como estas? Están matando a nuestros muchachos y, un país sin jóvenes, un país sin estudiantes ¡es un país que no puede palpitar porque no tiene sangre en las venas!

Ante la escalada de violencia, ante el incremento desbordado de las cifras de criminalidad y asesinatos en Venezuela; pero, sobre todo, ante la incapacidad del gobierno para ponerle fin, pienso –cada vez con más frecuencia- que esa es su estrategia. Que no le ponen freno al hampa, ni a los Colectivos, ni a los Tupamaros ni a la Resolución 8610 porque saben que es el camino más expedito para sembrar el terror y el miedo, y así nadie se atreverá a protestar ni a llevarles la contraria¿Cuál es la única opción que le queda a los incompetentes para seguir aferrados como parásitos al poder? La violencia, el odio y el irrespeto a la vida, por ahora, a esta gente le ha dado resultados.

Nuestros muchachos, con el arrojo y la invulnerabilidad que da la juventud, han provocado al régimen y sin duda, eso los ha convertido en un estorbo.Quizá el objetivo sea acabar con nuestros estudiantes – ergo, con el futuro- porque sólo embruteciendo al país, el gobierno tendrá la garantía de que estará rodeado de mediocres como ellos. Son demasiados los muchachos que aún hoy permanecen privados de libertad, o con régimen de presentación o, peor aún, que murieron víctimas de la represión excesiva ordenada por un Estado que teme reconocer su fracaso. Razón tiene el historiador Germán Carrera Damas cuando afirma que los jóvenes dan la vida por la democracia, sin haberla conocido.

Entonces, vistos estos hechos, no quedan dudas de que la muerte es la política del Estado. No podemos llegar a una conclusión distinta o más sana cuando las cifras no mienten: 126 niños y adolescentes murieron en manos de cuerpos de seguridad en 2014, según el estudio realizado por Cecodap. Cuando el odio se siembra desde las aulas y las alturas del gobierno, no se pueden esperar resultados distintos, sino un escenario patético sembrado de muertes. Cuesta comprender el desprecio por la vida que tiene esta gente. Con ellos en el poder, nos encaminamos a un exterminio como sociedad porque la muerte y la sangre son sus banderas y sus consignas. Este régimen no cree en los principios democráticos, mucho menos en el respeto a la vida.

José Domingo Blanco/@mingo_1

SuNoticiero

Enviado desde mi iPad

jueves, 26 de febrero de 2015

EL SILENCIO DE LOS INOCENTES Antonio Sánchez García




@evopoli @JuventudEvopoli EL SILENCIO DE LOS INOCENTES   


1 Hubo una época en que Venezuela estaba sola frente a la opinión pública mundial ante el embate dictatorial del chavismo bolivariano. Brutal, descarado, devastador, pero hábil en la manipulación y el engaño. Una dictadura tan repudiable y desde mi particular perspectiva infinitamente peor que las peores dictaduras vividas en el último siglo en América Latina. Incluso peor que la de Fidel Castro, que hoy la esquilma y administra, y la de Augusto Pinochet, en el otro extremo, por razones más que evidentes. Pero inescrupulosa y dispuesta a comprarse a Dios y al Diablo con la insólita fortuna que le cayera en sus manos. Y la patente de corso que le vendiera por miles y miles de millones de dólares anuales la respetable tiranía cubana. En una época en como nunca antes, el dinero ha sido el gran árbitro de todos los conflictos.

Peor que la de Castro, porque careció desde siempre de ideología, de anhelos, de esperanzas, de utopía. Fue, desde lo más profundo del amasijo de resentimientos, rencores y frustraciones de su inspirador, una excrecencia caudillesca sin otros propósitos que saquear la república, envilecer a sus ciudadanos, amparar el mayor saqueo visto en la historia bicentenaria de la república y devastar a nuestra sociedad como arrastrada por un impulso de barbarie sólo comparable al de la Guerra a muerte der Boves y Antoñanzas. Por cierto: como todas las dictaduras que en Venezuela han sido. Sin una sola expresión política, cultural o artística, como las que produjese en su momento auroral la revolución cubana. Una pobre e infeliz sacudida telúrica tan brutal e inconsciente como un terremoto o un deslave. Un pobre y miserable levantamiento cuartelero sin otro propósito que alebrestar a los sectores marginales y darles justificación a las ansias de saqueo y motín de la soldadesca venezolana y su carne de cañón. 

Peor que la de Pinochet en sus peores rasgos represivos e incomparable en sus efectos socioeconómicos. La represión que exhibiera la dictadura de Pinochet fue estrictamente política, bélica, necesaria a un proyecto de dominación tras un propósito estratégico: derrotar de manera incontestable a las fuerzas marxistas que amenazaban con destruir la institucionalidad republicana chilena tras un proyecto marxista leninista y proceder luego, o en paralelo, a la recomposición del Estado y la reconstrucción de la República. Así suene cínico y maquiavélico: un mal necesario. Practicado con sistematicidad y una rigurosa racionalidad estratégica. 

No hablemos de sus efectos socioeconómicos: que la represión dictatorial pinochetista estaba al servicio de un proyecto de reconstrucción nacional y no era, como la chavista, mera expresión de la liberación de las apetencias de barbarie de una sociedad hamponil, marginal y desquiciada, lo demuestran los hechos: tras 16 años de dictadura pinochetista Chile era un país reestructurado, su Estado un poderoso instrumento de organización social, su economía, una soberbia empresa de enriquecimiento social. Perfectamente preparado para transitar hacia una democracia moderna y una economía primermundista. Chile es lo que ha llegado a ser después de veinte años de concertación nacional gracias a los 17 años de dictadura pinochetista. ¿Alguna semejanza?

2

Nada de los tétricos sucesos vividos en estos 16 años nos ha caído del cielo y nos ha sorprendido ignorantes de lo que estaba ocurriendo en el subsuelo de nuestra sociedad desde que el 4 de febrero de 1992, la Venezuela de la barbarie pariera al sujeto de sus resentimientos y sus venganzas. Y el 6 de diciembre de 1998, en un rasgo de soberbia irresponsabilidad e inconsciencia colectivas le abriera en gloria y majestad los portones del Poder, postrándose a sus pies para permitir la tragedia. Estuvimos perfectamente conscientes que detrás del demagogo inescrupuloso no se encontraba un Lenin, ni siquiera un Fidel Castro o un Salvador Allende. Muchísimo menos un Bolívar, como él y su pandilla de asaltantes uniformados, incluso de toga y birrete, quisieron hacérnoslo creer, convenciendo de ello a la indigente conciencia nacional.

Hacer conciencia que detrás de Chávez se encontraban los peores rasgos de nuestra barbarie y que su barata epopeya perseguía destruir lo mejor de nuestra bicentenaria tradición, particularmente la democracia y la paz puestas en pie gracias a la generación del 28 en ese inolvidable 23 de enero de 1958, ha sido uno de los más difíciles, dolorosos y frustrados empeños intelectuales al que hayamos tenido la desgracia de asistir. Sólo comparable a la libresca experiencia de procesos semejantes en otras latitudes, como el ascenso en gloria y majestad del nazismo en Alemania. 

Se cuentan con los dedos de una mano aquellas conciencias que alertaran del grave mal que se nos venía encima. Fueron millones, en cambio, las que aplaudieron el asalto de la barbarie. Y muchos de aquellos que, generosos en la defensa de lo que nos iba restando de democracia, se sumaron a la lucha de la oposición parlamentarista que a duras penas podía alzar su voz, se negaban a reconocer las tendencias totalitarias y la devastación que anunciaba el demagogo. La revolución ha sido para ellos una santa palabra al servicio de la cual se pueden cometer las peores felonías. Pues una explícita o implícita, consciente o inconsciente simpatía y solidaridad con las expresiones populacheras del llamado socialismo del Siglo XXI con que la barbarie enmascaraba sus pulsiones, les impedía asumir y enfrentar la verdad de la mentira. La capitulación de la clase política e intelectual venezolanas – de izquierda, de centro o de derecha, socialdemócrata o socialcristiana, secular o eclesial - ante el castrocomunismo de la revolución bolivariana, ha sido una de las causales más ominosas de la tragedia de nuestra democracia.

Y lo más grave: aún pende como obstáculo objetivo al proceso de nuestra liberación, pues por razones que escapan a la racionalidad política se niega a comprender y metabolizar lo que ya el mundo ha comprendido y ante lo cual no duda en expresar su repulsa: ésta de Nicolás Maduro, sátrapa de los Castro, es una de las peores dictaduras vivida en América Latina. Callarlo y negarse a enfrentarla es el peor delito que perpetra nuestra clase política: el silencio de los inocentes. Y el de sus padrinos, los gobiernos de la región.

3

Y he allí la insólita contradicción: por primera vez se resuelve el grave problema que enfrentáramos en el pasado, cuando en la Coordinadora Democrática nos sentíamos desvalidos y castigados por la incomprensión de la opinión pública mundial, que se negaba a reconocer la naturaleza dictatorial del chavismo y el carácter autocrático del dictador. Cebándose en la crítica a la llamada Cuarta República, culpada por todos los males. Una catarata de elecciones, fraudulentas en esencia todas ellas, celebradas en las condiciones menos transparentes y equitativas imaginables, sin el más mínimo control y la menor incidencia de la oposición en sus entrañas automatizadas, concurrían a darle legitimidad a un régimen que todos nosotros – sin excepción ninguna – sabíamos ilegítimo y fraudulento. Pero cual más cual menos cargando con su rabo de paja. Y cuando digo todos nosotros, me refiero a las dirigencias de Acción Democrática, de COPEI, de Primero Justicia, del MAS, de un Nuevo Tiempo, de la Causa R, de Proyecto Venezuela, de ABP, de Bandera Roja, del teodorismo. Dada la genérica complicidad en el ataque a la democracia de Punto Fijo, guardamos silencio ante las injustas criticas justificatorias del asalto a la razón. Dada nuestra patética incapacidad para demostrar el fraude originario, el del 15 de agosto de 2004, recurrimos a la hipérbole del "fraude continuado" para relativizar el crimen y limpiarnos las culpas. Un invento justificatorio de Teodoro Petkoff. Perfectamente conscientes de que si la Constitución hubiera sido respetada y las Fuerzas Armadas dirigidas por Raúl Baduel hubieran cumplido con sus obligaciones constitucionales, esta tragedia se acababa cuando ella lo pautara, no cuando a Fidel Castro y a Hugo Chávez se les antojó y nos lo impusieran. En el mayor silencio, el mayor recato y la mayor complicidad imaginable de quienes, en el fondo, justificaban el arrebato.

Pero ninguno de aquellos que hoy callan ante los embates dictatoriales de la satrapía aprestándose sumisos a obedecer los dictámenes del dictador – adelantar las elecciones y, con ello, sofrenar la indignación popular y ganar un segundo aire para ver si la satrapía resiste hasta el 2019 -, los mismos que ayer fueran incapaces de rebelarse ante "el fraude continuado" o, como en el caso de las últimas presidenciales, imponer la exigencia de una revisión exhaustiva de los verdaderos resultados, puede argüir en su favor el silencio cómplice de la opinión pública mundial.

Hoy el silencio es de la opinión pública nacional, que si no fuera por la red ni siquiera sabría de la catastrófica baja de los precios del crudo, el encarcelamiento de Ledezma, el asesinato del niño Roa, el cambalache de petróleo por papel confort, la entrega de Leamsy Salazar a la DEA, las acusaciones de narcotráfico a Diosdado Cabello, Tarek El Aissami y los generales del Cartel de los Soles, las milmillonarias cuentas en dólares de Alejandro Andrade, el vil asesinato de seis muchachos en los últimos días de protestas, los sufrimientos de chavistas y antichavistas por hacerse de pañales, leche, pollo o harina pan, la brutal y desatada inflación y el desabastecimiento que acogota a 28 millones de venezolanos. 

La opinión pública internacional, en cambio, tiene a la dictadura venezolana y a la grave crisis de todo orden que la acongoja en sus portadas, sus editoriales, sus artículos de opinión. Del New York Times a Le Monde y de Clarín y La Nación de Buenos Aires a El Mercurio y La Tercera de Chile, El Mundo, ABC y El País, de España y así, todos los principales periódicos del mundo, explican y debaten las razones del encarcelamiento de Ledezma, el asesinato del niño Roa y la brutalidad dictatorial de Nicolás Maduro. Sin contar con el Club de Madrid y todos los ex presidentes de nuestra región, solidarios con nuestro Alcalde Metropolitano, con Leopoldo López y con todos nuestros presos políticos.

No podemos quejarnos. Salvo del grave, anonadante, incomprensible e inhumano silencio de los inocentes: el de todos los gobiernos de América Latina, cómplices silentes de un crimen de lesa humanidad del que están perfectamente conscientes. Y de uno aún peor: el de los partidos del establecimiento venezolano, nuestros propios partidos que, por no revolver las aguas y entorpecer otra elección más, contribuyen a ese silencio mayor, el de los gobiernos que dirigen fuera de Venezuela sus compañeros de partido. La izquierda socialista de toda clase y condición que gobierna en Chile, en Brasil, en Argentina, en Uruguay, en Ecuador, en Bolivia, en México como en todos los restantes países que viven de mangonear a PDVSA. La Internacional Socialista y la Internacional Demócrata Cristiana. 

¡Qué silencio más estruendoso! ¡Qué sórdida complicidad! Como para no olvidarlo.




Enviado desde mi iPad

miércoles, 25 de febrero de 2015

Tachira 24F -La verdadb


Enviado desde mi iPad

VIDEO MUY FUERTE OJO! LA MALDAD EXISTE

#colectivos Malandros de Maduro ajustician a joven venezolano:


http://t.co/24rM4S5r78

RESISTENCIAS UNIDAS DE VENEZUELA A LA NACIÓN


RESISTENCIA LOGO 7 EStrellas

RESISTENCIAS UNIDAS DE VENEZUELA A LA NACIÓN

 / febrero 25, 2015 / RESISTENCIAS UNIDAS DE VENEZUELA A LA NACIÓN

25 de Febrero de 2015

Nuevos nombres se suman a la lista de asesinados por el régimen comunista que está en el poder. Yamir Tovar, Jhon Barreto, Arianyi García, José Daniel Frías, Julio García y Kluiverth Roa, siendo este último un menor de edad. Según familiares de la mayoría de estos jóvenes, fueron detenidos por cuerpos de "seguridad" del Estado en las distintas ciudades donde protestaban y fueron encontrados asesinados por disparos en el cráneo. Kluiverth, fue asesinado a quemarropa con un disparo en la cabeza de un PNB. Todos luchaban por la Libertad para no vivir como esclavos en su propio país. Honor a la memoria de todos ellos y mayor compromiso en nuestros pasos: la muerte de estos compañeros de lucha no será en vano.

Asimismo, la detención de casi 100 jóvenes en menos de una semana es una muestra del nivel de agresión a los que están dispuestos a llegar los comunistas con tal de permanecer en el poder. Así aplican el decreto 008610.

La Resistencia ha sido muy clara, coherente y consistente con su postura, su estrategia y su rol en esta lucha. No hay Libertad en Venezuela y por eso murió la Democracia. Nos han querido esclavizar a toda costa, por eso desobedecemos y desconocemos a la MUD-PSUV. El gran descontento que existe hacia estos actores, es un importante logro que en los próximos días dará sus frutos por el bien de todos los venezolanos.

Es un hecho público y notorio la ausencia de gente a las convocatorias de la MUD y el PSUV, en contraste a las grandes movilizaciones que ha tenido la Resistencia. Esto es una realidad que habla por sí sola: es más la gente que se cansó de la farsa democrática que legitima la MUD-PSUV. Los venezolanos queremos un cambio absolutamente real y tangible, allí ocurren los lazos más fuertes y sinceros de unión para luchar. Esto es peligroso para el sistema político decadente.

Los "políticos" de lado y lado, harán lo posible para que la gente vote. Es la única forma que tienen para decir que son demócratas: unos en el poder legitiman al CNE como institución valida y otros fuera de Miraflores con "las primarias". Si no lo hacen, pierden su razón de ser y su vigencia. Por eso, a través de la "lástima" y de la "solidaridad" han llamado a votar, sobre todo con sus presos políticos a pesar de las agresiones que están recibiendo. La polarización para las elecciones parlamentarias es urgente para ellos, no les queda más nada para sobrevivir.

Compatriotas dentro y fuera de Venezuela:

La Resistencia NO está buscando votos: la Resistencia lucha para conquistar la Libertad y devolverle la Soberanía a Venezuela. Sabemos que luego de esto, viene un proceso de transición que reordenará el país y luego, se instaurará una Democracia. Esto debe ocurrir para que podamos ejercer nuevamente nuestro derecho al voto, como debe ser. Pero cuidado con los llamados de "transición" que promueven quienes por detrás están pidiendo primarias con el mismo CNE para las parlamentarias, constituyente o diálogo: esto es a propósito para confundir y debilitar la causa patriota.

Todos aquellos que le pidan el voto mientras el castro-comunismo esté en el poder, son parte del problema que estamos combatiendo. Ni la compasión, ni la lástima van a cambiar el valor de nuestra lucha ni las posturas políticas que hemos mantenido durante más de un año acercándonos cada vez más al desenlace de este conflicto político. A pesar de nuestra juventud, estamos mucho más claros que los "intelectuales" y los "políticos experimentados" que intentan ridiculizar, desprecian y atacan nuestras posturas.

Lo que hacemos está amparado en la Constitución, en el artículo 333 y el 350. Quienes están en contra de esto, están en contra de la Libertad. Si no estuvieran esos artículos, nos ampara y hace legítima nuestras acciones el Derecho Natural que tenemos de defendernos de aquellos que nos quieren esclavos. Nuestra causa es heroica, ejemplar y honorable, porque estamos haciendo lo que es justo y necesario.

Ya el PSUV está muy débil, la única defensa que le queda es la MUD.

Para vencer, es necesario que usted se una a la causa: mientras más rápido logremos derrotar al enemigo, más vidas podemos salvar en Venezuela.

Por la memoria de nuestros caídos, el honor de nuestras familias y la grandeza de Venezuela,

¡Libertad o Nada!

 

 

Suscribimos los abajo firmantes asumiendo esta postura

ANZOATEGUI: @Eduardo_Bittar, @Resistencia_Anz, @LuisaCanache, @Estudiantes_Anz, @mas_unidos,

ARAGUA: @ResistenciaUCSA, @fajbmvzla, @UnNadador

BARINAS: @ResisteBarinas, @Carlos_CsJ,

CARABOBO: @roberttromero, @danielgalindez, @_danieluc,

CARACAS: @RoderickNavarro, @Altamira @jcsosazpurua, @ResistenciaV58, @PZakh, @1PabloSanchez, @Jean_Uva, @noelleal, @DavidGuenni, @Jrr473, @jovenesvzlanos, @libertadonadacs, @DrexsCcs, @LuisSemprumH, @juanapitz, @EstebanGalup, @CaracasOrg, @libertadonadacs, @SosaRohl95, @juanapitz

FALCÓN: @Yraida_Navarro, @bendecida_jesus,

MÉRIDA: @mujeresdenegro

MONAGAS: @NOmasCNE,

NUEVA ESPARTA: @RRMgta,

TÁCHIRA: @TachiraProtesta, @TachiraFuerte, @TachiraReporta, @Accion_Protesta, @AngellyPernia, @G8_tronic, @SaulAcevedo, @GleyderGalvis27, @AnonsTachira, @Coco_17, @Elperrogocho, @CardenasActiva, @TachiraINF, @FrenteG8s, @Tachiranotic

TRUJILLO: @LuisaMPerez, @gabrielperezq, @Enrique_FCB10, @alexander10_7

ZULIA: @JuanUrdaneta9, @resistenciaLUZ, @JoelvinV, @voto_para2, @hamacazulia, @PatriaMia_, @Tativzla21

VENEZOLANOS EN EL EXILIO: @JosmirGutierrez, @lancelotliberte, @josia23, @NixonPerrote212, @whi_venezuela, @soberaniaya, @_Noel_pereira2



Enviado desde mi iPad

lunes, 23 de febrero de 2015

PRODAVINCI - Carta de Felipe Pérez a Nicolás Maduro #MonitorProDaVinci

Felipe Pérez fue Ministro de Planificación entre los años 2002 y 2003 bajo la primera presidencia de Hugo Chávez. A continuación reproducimos una carta que le ha escrito al presidente Nicolás Maduro en la que aborda la situación política y económica de Venezuela a propósito de la detención del Alcalde Antonio Ledezma.

//

felipeperez640

Un testigo a favor de Antonio Ledezma y Chúo Torrealba

Estimado Nicolás:

Como probablemente sabes, desde enero desde el 2013 he estado impulsando, con un conjunto de compañeros, una propuesta económica y política para enfrentar los problemas de tu gobierno y de nuestro país, llamada Qué Hacer. Estaba dirigida a ti, Nicolás, para cambiar el curso de lo que veíamos claro, desde entonces, como una avanzada hacia el abismo, una de cuyas manifestaciones es lo que se aprecia en términos de nivel de pobreza estimada para el 2015, que fácilmente excederá el 50% de la población, un retroceso inmenso en materia social con respecto a lo que se había avanzado. Aparentemente no te ha llegado la propuesta, aunque tratamos de mil maneras de ponernos en contacto contigo, sin éxito. Hemos sido calificados, cuando la cosa se filtró, de neoliberales, quinta columna, etc. Pero nuestra propuesta se ha venido perfilando como la correcta. De hecho, no nos equivocamos , ni en las predicciones económicas, ni en las políticas.

Como parte de las propuestas, se veía la necesidad de hacer cambios fundamentales en política económica, pero también la necesidad de llegar a acuerdos políticos para rescatar al país y evitar el desastre. En ese sentido, accedí al llamado de reuniones con algunos líderes de oposición, del sector privado y líderes intelectuales y sensores de opinión, como el maestro Pompeyo Márquez, Antonio Ledezma y Chúo Torrealba, Jorge Roig, Luis Vicente León, entre otros.

Con el maestro Pompeyo y con Antonio Ledezma me he reunido un par de veces. Lo mismo con Chúo Torrealba. Quiero testificar aquí algo importante de esas reuniones. Como analista, les comentaba lo que se sabe que he dicho, que un golpe de estado era posible entre las opciones que veía venir. Por la sencilla razón de que tu gobierno había perdido el liderazgo, la representatividad, la gobernabilidad, y la legitimidad en grado muy importante. El descontento con la situación económica y social es tal, que más del 70% de la población quiere un cambio de gobierno ya. Quiere que salgas. Sin embargo, la oposición no había logrado nuclear ese descontento. Para el momento de mis afirmaciones, no había la cifra que vemos hoy en Datanálisis, donde se muestra que la oposición cuenta con la intención de voto de casi el triple (60% de la población) que la de tu gobierno (poco más que 20%). Los desubicados en esta polarización eran la mayoría. La explosividad social que se venía venir podía implicar que, en esta suerte de vacío de poder, de liderazgo, de legitimidad y de gobernabilidad, podía ocurrir lo que en muchos lugares y épocas pasadas ha ocurrido: que la salida viene de parte de quienes tienen el gatillo en la mano, el poder de las armas. Si había que poner orden, sobre todo ante la inminencia de un descontento generalizado, similar al Caracazo, la parte de la fuerza armada descontenta con la conducción de tu gobierno de la situación, podía asumir el control, decía yo.

No me he equivocado tampoco en esta apreciación, pues ya vemos que ha habido intentonas de golpe, aunque fallidas.

Pero lo que te quería contar es lo siguiente: en las reuniones con el maestro Pompeyo y con Ledezma, éste último, acusado ahora de golpista, siempre insistía que la salida debía ser constitucional, ajustada a derecho, democrática, rechazando de plano un golpe de estado. Igualmente con Chúo Torrealba, máximo líder de la MUD, organización acusada por ti de ser parte de esa misma conspiración. Recuerdo algo muy sabio en que insistió mucho Pompeyo, quien fue que promovió el encuentro,  en presencia de Ledezma: la salida de la situación en la que estamos no puede excluir al chavismo. Y Ledezma mostraba su acuerdo. De hecho, estábamos claros en que lo que está planteado es la inclusión, pues la oposición, si tomara el poder, no podría tampoco gobernar solo para una mitad de la población. Lo mismo tu gobierno, Nicolás: está planteado gobernar de manera inclusiva, según hemos venido proponiendo.

Alguien podría decir, como lo he oído, que soy un ingenuo, pues una cosa es lo que dice la gente, y otra lo que piensa, sobre todo de parte de políticos "tan sospechosos", como califican algunos a los referidos líderes políticos. Reconozco que en esto no soy un conocedor, ni mucho menos. Además de la presunción de inocencia que profeso como convicción, en particular en estos casos, quiero comentarte algo, Nicolás, que puede ser de tu interés. Se trata de análisis un estratégico muy sencillo pero de cierta relevancia, a mi entender.

Estamos en una situación política que se puede caracterizar como "guerra de desgaste", como se le llama en Teoría de Juegos. Imagínate dos jugadores que se disputan un territorio. Pero a medida que se desenvuelve la guerra, uno de los jugadores va perdiendo más y más terreno: se desgasta más rápido que el otro. En nuestra situación, quién gana más, de cara a las elecciones, por ejemplo, si la situación sigue como sigue, y tu gobierno no cambia de rumbo económico? Claramente la oposición, como bien lo muestran las encuestas. Van arriesgar ellos la posibilidad cierta, por primera vez en muchos años, de una victoria aplastante, promoviendo un golpe de estado que interrumpe y descalabra esa posibilidad real de éxito político? Recuerdo muy bien que uno de los referidos personajes me decía que con un gobierno militar nunca se sabía qué iba a pasar. Obviamente no era confiable para ellos, más allá de que con esto tu gobierno pudiera ser cambiado para abrir un nuevo juego político. Pero esa misma posibilidad, por vía más cierta y controlable, se podía hacer por la vía democrática, pensaban ellos. Como en efecto lo es.

Cuál es el desenlace predecible, por cierto, en este tipo de conflicto clásico de guerra de desgaste? Siempre que los jugadores estén conscientes de su situación, al jugador que se va desgastando más a medida que pasa el tiempo, le conviene mucho llegar a un acuerdo para terminar la guerra. Pero al otro le puede convenir siempre y cuando se le ofrezca algo más atractivo, o igual de atractivo, que las ganancias que obtendría si la guerra sigue, descontando los costos de seguir peleando.

En la situación venezolana, pues, no es a la oposición, en particular a Ledezma o Torrealba, a quienes les interesa romper el juego de desgaste con un golpe militar. No sería racional, pues no va en su propio interés. Por eso concluyo esta parte diciendo que lo que me dijeron Ledezma y Torrealba en esas reuniones no eran pensamientos dirigidos a engañar: ellos no van a estar apoyando un golpe que no les conviene. Más allá de la presunción de inocencia, hay fuertes indicios, pues, de que Ledezma y Torrealba no parecen tener las motivaciones para cometer un crimen de la naturaleza que tú estás presumiendo, como se hace normalmente en un análisis en un juicio.

Pero hay algo más que te interesa mucho, Nicolás, y al pueblo venezolano, de este análisis. Realmente a quienes más les conviene un diálogo para salir de la situación en que nos encontramos, es a tu gobierno, y al chavismo como movimiento político con futuro. Si la cosa sigue como va, el chavismo no solo van a perder el poder. Sino que nunca más va a poder regresar como opción democrática, pues va a ser recordado como el gobierno más nefasto que ha tenido Venezuela en toda su historia. Si tú realmente quieres garantizar un futuro para el legado de Chávez, con sus mejores elementos, como el tema de la justicia social, la democracia, y el verdadero socialismo, debes buscar una solución, debes dar un golpe de timón. Y esa solución es la que han estado aconsejándote sus amigos, como Lula: un gobierno de coalición traducido a nuestra circunstancias, fruto del diálogo en el contexto de UNASUR.

Y aquí enlazo con mi último punto. Probablemente no te has dado cuenta. Pero una solución a los problemas que tenemos, sobre todo económicos y políticos es sumamente fácil. La política económica está tan desquiciada, que un mínimo de cordura hace milagros. Pero esa cordura mínima requerida, que beneficiaría a los pobres, a la clase media, y a los empresarios emprendedores, perjudica a cierto sectores: los corruptos, los contrabandistas, los bachaqueros, y los muy ricos que no pagan impuestos ni siquiera a los estándares de Colombia y Chile, países que nadie podría calificar como socialistas.

Incluso a lo precios petroleros que tenemos, se puede garantizar un salario mínimo de unos ciento cincuenta dólares mensuales. Unos seis mil setecientos bolívares a la tasa única de equilibrio en el mercado cambiario, de unos 45 bolívares por dólar. Ese salario estaría por debajo del de Colombia, unos 250 dólares. Pero es que nuestra productividad ha decaído tanto en estos años, que no podemos aspirar a eso para empezar, siendo realistas. Se sitúa a niveles anteriores del boom petrolero, del año 2005. Pero es que, con la debacle productiva, y con los actuales precios petroleros, después de no haber ahorrado para prevenirnos, tenemos que asumir las consecuencias.

Sin embargo, eso sería mucho mejor que la situación actual. Años luz de la debacle actual, que te tiene tan angustiado, y de la cual no pueden sacarte las políticas que se han anunciado por parte de tu equipo económico. Por ejemplo, la inflación, ahora galopante, se frenaría por completo y empezaría a bajar, a unos 40% el primer año, 20% el segundo y a menos de 10% el tercero. Muy diferente de la inflación que estamos viendo ahora, que bien se puede disparar y llegar a unos 200% en el año, o incluso más, si se sigue con las políticas actuales (la de Enero llegó a algo menos de 10%!). Por otro lado, el sector productivo por fin podría respirar, y arrancar con pie firme, apuntando a rescatar el principio socialista de que lo que hay que remunerar es el trabajo, no la viveza, con un sistema de precios estables y predecibles, que oriente las decisiones de inversión, que debe contar con garantías mínimas para trabajar. Habría repatriación voluntaria de capitales y de cerebros. Se eliminaría por completo el problema de la escasez. Y se iniciaría una onda expansiva de la producción y el empleo formal. El salario mínimo sería unos 150 dólares, es cierto, pero no serían los míseros 30 a 40 que demasiada gente está obteniendo en la práctica, con las colas, los sobreprecios de buhoneros y bachaqueros, en una situación desesperante.

Qué se requiere para lograr esto? Muy sencillo. Abandona el modelo estalinista de capitalismo de estado, y entra a un régimen de socialismo endógeno, en que conviven el mercado, el estado y la solidaridad. Como Suecia, pero con el ingrediente del poder popular, la democracia participativa, la minimización de la lucha de clases, en que el pueblo sea empoderado en materia productiva y política, los pobres dejen de serlo, y la clase media se fortalezca en número y en poder económico, y se minimicen las diferencias de ingreso. Pero el estado debe ser cuerdo: debe regular adecuadamente al mercado, no sustituirlo.

Para esto es imprescindible, primero que todo, cerrar la brecha fiscal, que se puede colocar en 20% del PIB como van las cosas, o más. Con lo cual tendrías que seguir imprimiendo dinero ante la falta de ingresos suficientes para financiar los gastos. La idea es tener ingresos de verdad, y no de mentira. Para eso tienes que hacer tres cosas fundamentales: sincerar el tipo de cambio, con un régimen como el que yo impulsé en el 2002, que combina el mercado y el estado: precios de mercado, pero con bandas de flotación que controla el estado, que impiden, de manera creíble, que el el tipo de cambio de dispare sin control. Eso prácticamente cierra la mayor parte de la brecha. Te han metido muchas mentiras los corruptos y quienes no saben de esto, Nicolás. El régimen cambiario actual no beneficia a los pobres, sino fundamentalmente a los corruptos, los contrabandistas y los bachaqueros. Esos sí que sufrirían con el cambio, pues el fisco recibiría más de $40 mil millones, que básicamente se los están llevando ellos, sin beneficiar prácticamente nada a la población pobre y de clase media. Claro que tienes que reorganizar el sistema de subsidios, para que realmente le llegue a quien lo necesita, de manera efectiva, eficaz, y eficiente.

Lo segundo, es abandonar Petrocaribe. Puedes dar cuando tienes. Pero cuando necesitas, si tus amigos son solidarios, tienen que darte ellos a ti. No desangrarte y condenarte a la muerte. Pide un Petrocaribe que implique que recibes solidariamente ahorita, no que te desangras más y más. Lo tercero, subir la gasolina, que no se puede seguir regalando. Con medias compensatorias adecuadas, conocidas, efectivas. Lo cuarto en lo fiscal es iniciar una reforma impositiva en forma, progresiva, a los estándares por lo menos de Colombia. Los ricos deben pagar sus impuestos. Sin duda alguna.

Si no tienes déficit, no tienes que financiarlo emitiendo dinero, que es la causa fundamental de la inflación que hemos tenido. En esto hay consenso total entre las corrientes del pensamiento económico: la política monetaria activa es muy conveniente. Pero el abuso que hemos tenido es inflacionario y contraproducente. Hay que arreglar, sanear, las cuentas de la casa. El banco central, pues, tiente que cumplir su papel y controlar la inflación. Lo productivo es claro: debes llegar a acuerdos básicos de respeto al sector privado. Pero no para darles más renta. Sino para que tengan condiciones para que produzcan, para que quieran hacer inversión de largo plazo.

Por último, conectando con lo inicial: como está la situación, no puedes arreglar las cosas arreglando solo lo económico. Hay una cosa que en economía se llama "equilibrios de coordinación": Si la gente no cree que la cosa va a ir bien, la cosa va mal. Para liderizar las expectativas positivas, necesitas llegar a acuerdos que signifiquen que la gran mayoría de la gente cree que la cosa va a ir bien. Para que tome acciones conducentes, y la cosa realmente vaya bien, de acuerdo a profecías auto-cumplidas. Pero la oposición, el otro jugador que mencionamos arriba, no se va a conformar con conchas de ajo para llegar a un equilibrio de coordinación. De hecho te conviene nombrar a árbitros confiables en el juego democrático, como en un juego de fútbol: para que un equipo juegue, debe confiar en que el árbitro va a ser imparcial. Como parte del acuerdo político, necesitas poner árbitros mutuamente confiables en el TSJ, la Fiscalía, la Contraloría, la Defensoría, el CNE, el Banco Central, y el INE. Si no haces eso, no haces nada, en absoluto. Eso es lo que significa una suerte de gobierno de coalición en nuestras circunstancias, no que vas a compartir el poder ejecutivo con ministros de la oposición.

Pero te conviene hacerlo, como le convino a Ulises, que, como se amarró al mástil, pudo pasar por primera vez el mar de las sirenas, que le decían que se echara al mar, en aguas turbulentas, siguiendo sus encantos engañosos. Hay que ser realistas, y sabios.

Finalizo diciéndote que esto no va a ser nada fácil para ti, Nicolás. Pues, como dije, el ajuste lo van a pagar los corruptos, los contrabandistas, los poderosos que tienen capturado a tu gobierno, y usufructúan la renta petrolera con el cuento del socialismo estalinista, fracasado. No te van a soltar fácilmente los captores. Tienes que ser rescatado de quienes te tienen capturado. Y ellos no van a querer soltarte, con miles de argumentos engañosos. Paradójicamente te van a acusar de traidor, de abandonar al chavismo, etc. Pero vas a estar garantizando un futuro para el chavismo en el largo plazo. Quizá pierdas las elecciones, de todas maneras. Es lo más probable, a estas alturas, aunque hagas esto. Pero es lo único que va a garantizar un futuro para el chavismo, por un lado, y que va a permitir al resto de los venezolanos recuperar la esperanza.

Termino diciéndote: déjate rescatar, por las fuerzas que pueden hacerlo, entre ellos la oposición representativa, democrática, y el sector productivo, y los trabajadores, estudiantes y el pueblo organizado, en diálogo constructivo. No sigas el camino del aislamiento y la exclusión y la confrontación, que puede traer un grado de violencia indeseado para todos. Busca ayuda y consejo entre tus amigos en el contexto de UNASUR, como Brasil, Ecuador, Bolivia, Nicaragua. Países que han aprendido de su pasado, y han sabido resolver el problema económico, y político, orientados, no hacia el pasado fracasado del socialismo estalinista del siglo XX, sino al futuro, al socialismo democrático y endógeno, con inclusión de todos los venezolanos.

Cordialmente, éxitos y pendientes,

Felipe


Enviado desde mi iPad